Lo que siempre esperas y nunca llega

Lo que siempre esperas y nunca llega

Vivir en la expectativa

¿Te ha pasado alguna vez esperar con mucha ilusión recibir algo, o que alguien hiciera alguna cosa, o querías que un proyecto resultara de una determinada manera… y al final nada de eso pasó? Y entonces compruebas que la realidad ES diferente de lo esperado por ti.

Ahí es justo cuando te llevas grandes decepciones. Sucede cuando lo que esperas que suceda y lo que realmente sucede nada tienen que ver. A eso se le llama vivir con expectativas.

Me sucedió en una ocasión que al entregar la comunicación que hice con su animal a una chica, ella se decepcionó, y no pudo encajar la información que se le brindaba porque no encajaba con lo que ella pensaba, esperaba, creía o necesitaba oír.

Sentirse decepcionado muestra con claridad dónde está la persona y desde dónde se coloca para recibir lo que le dan o desde dónde vive lo que le sucede.

Cuando tienes expectativas, es porque algo esperabas, y cualquier cosa que te llegue que no sea eso, generará en ti decepción y, entonces dirás a la persona de enfrente o sentirás por dentro eso de: “me has decepcionado”.

 

Estar en este estado de esperar algo, impide abrirte con alegría a lo que venga. Te impide mirar dentro de otros caminos y propuestas que también tienen verdad e interés para ti, y a los que muy probablemente convendría que abrieras la puerta y echaras un vistazo.

Cuando estás cerrado en la idea de lo que creías que tenía que ser, no puedes recibir, ni tan si quiera ver, lo que la vida o la persona de enfrente te entrega en realidad, y te acorazas en tu razón rechazándolo e impidiendo que nada diferente entre.

Eso y mucho más te pierdes cuando estás en lo que “tiene que ser” o en “lo que tú esperas”

A esta chica que te menciono arriba es justo lo que le pasó. Se encerró tanto en lo que “tenía que ser”, que nunca pudo recibir la comunicación con corazón abierto y alegre para ir más allá de lo que ella esperaba. Date cuenta de la tremenda pérdida que eso supone… En este caso, su cabeza y sus expectativas le impidieron sentir y escuchar a su animal. Qué pena tan grande.

Cuando tienes expectativas, es bueno que te preguntes qué es exactamente eso que necesitas recibir para quedarte satisfecho, y por qué ha de ser así. ¿Cómo de flexible o de rígido eres ante lo que llega y cómo me comporto ante ello? ¿Cuánto te niegas a mirar en sitios nuevos que te proponen y en los que tal vez no quieres mirar?

 

Cuando no esperas nada, todo lo que llega puedes acogerlo desde la serenidad y la paz que te regala la apertura y la libertad de mente y corazón

Por otro lado, cuando echamos sobre los hombros de los otros nuestras expectativas sobre cómo deberían comportarse, se convierte en algo tremendamente injusto y asfixiaste, puesto que nadie tiene derecho a esperar nada de otra persona, ni mucho menos a cargarla con la expectativa de que no te decepcione.

No podemos decepcionar a nadie porque el otro no tiene derecho a esperar nada de ti, y si lo hace de una manera encubierta, date cuenta de que te está cargando con una conducta, un resultado o una actuación que tú no has elegido libremente.

En las comunicaciones con los animales…

Este tipo de emociones mal colocadas, son especialmente importantes a la hora de recibir las comunicaciones, porque pueden impedir al humano recibir el contenido profundo y sensible que su animal trata de trasmitirle.

En las asesorías emocionales o en todo tipo de trabajo de crecimiento personal…

Es fundamental que no esperes ni coloques en el otro nada. Es tu trabajo abrirte a lo que te llega para con valentía mirarte en donde te proponen. Y con tu sabiduría interna sabrás discernir lo que quieres coger y lo que no, y decidir lo que te sirve y lo que no.

 

Si esperas algo con expectativa, te cierras a los nuevos caminos que te llegan, a las nuevas perspectivas que te proponen y a nuevas maneras de sentir. Porque no podemos saber lo que no sabemos y jamás lo descubriremos si nos cerramos a ello.

Por eso te sugiero… ¡fuera expectativas y alegría auténtica para recibir lo que llega!

 Porque la vida sencillamente ES y nunca se muestra como tú crees que debería ser.

 Ahora es tu turno… ¿A qué expectativas has renunciado o quieres renunciar para recibir con más frescura la vida? Siempre es muy interesante leerte en los comentarios y muy buena opción que quieras compartir tus experiencias con otras personas.

Te mando un fuerte abrazo,

 

Comparte tu opinión

No hay comentarios

FORMA PARTE DE ESTA COMUNIDAD

Estarás al día de todas las novedades y obtendrás información exclusiva directamente en tu correo. ¿Qué no lo quieres? ¡No hay problema! Puedes darte de baja con un click

 

ANIMALES

Recibe información para mejorar la relación con tu animal y su bienestar (de REGALO UNA GUÍA DE RECURSOS PARA TU ANIMAL)

EMOCIONES

Recibe inspiración para lograr tu bienestar emocional (de REGALO un TEST PARA DESCUBRIR TU TIPOLOGÍA EMOCIONAL)

  


Acepto los Términos de Uso & Política de Privacidad. Consiento que mis datos sean usados por martadediego.es para recibir promociones y su Newsletter